Reloj de agua

En una entrada anterior, hablábamos del funcionamiento del reloj de sol. Muy probablemente todos de una forma más o menos intuitiva, ya lo conocíamos.

Pero…¿Qué me decís del reloj de agua? ¿Sabéis todos como funciona? Seguramente se os venga a la cabeza ese modelo de despertadores que está de moda y que vemos en todos los anuncios de la tele como regalo promocional que se ponen en marcha al rellenarlos de agua.

Pero este no es el reloj de agua originario data del antiguo egipcio, cuando surge la necesidad de saber “la hora” aún en los días nublados o por la noche.

El funcionamieto de este reloj, consistía en un recipiente que contenía agua hasta cierto nivel, con un orificio en la base de un tamaño adecuado para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo prefijado. El recipiente disponía en su interior de varias marcas de tal manera que el nivel de agua indicaba los diferentes periodos, tanto diurnos como nocturnos.

Este tipo de reloj, también se le denominaba Clepsidra se utilizó en los tribunales de Atenas y Roma para señalar el tiempo asignado a cada orador, o en las campañas militares para señalar las guardias nocturnas

Más o menos modificado, siguió siendo el instrumento más “eficiente” para medir el tiempo durante muchos siglos, sobre todo en cuanto a pequeñas fracciones de este.