Encuentran un pendiente de oro, esmeraldas y perlas de hace 2000 años

Arqueólogos israelíes han hallado en Jerusalén un pendiente de oro, perlas y esmeraldas con más de dos mil años de antigüedad y en un perfecto estado de conservación, del que muchos dicen “podría ser de la época actual” por el excelente estado de conservación en el que se encuentra esta pieza de joyería. 

Según el arqueólogo Doron Ben Ami, director de la excavación de Givati, en la Ciudad de David de Jerusalén, “el pendiente fue encontrado en las ruinas de un complejo bizantino del siglo V pero es de una época anterior, del periodo romano”, posiblemente entre los siglos I y IV.

Ben Ami ha señalado que la relevancia de este objeto radica fundamentalmente en que “no suelen encontrar objetos del periodo romano en Jerusalén fuera de la ciudad vieja y tampoco solemos encontrar objetos de lujo fuera de los lugares en que vivía la gente rica” y resalta también el perfecto estado de conservación del pendiente.

La explicación que ofrece este experto para que una joya de estas características se encontrase en un complejo bizantino es “porque los objetos valiosos pasaban de una generación a otra”.

Esta fantástica pieza está formada por tres perlas, dos esmeraldas engarzadas con oro y es, según el arqueólogo, “sorprendentemente parecida” a los adornos de la misma época encontrados en pinturas de las tumbas de momias de El Fayum (en Egipto).