En verano, comprueba el hermetismo de tu reloj y … ¡¡A disfrutar!!

Nuestro post de hoy pretende daros unos prácticos consejos para cuidar vuestras joyas y relojes en verano, porque si pretendemos olvidarnos de todo y no preocuparnos de si le entra agua o no a nuestro reloj, o si la sal puede estropear esa joya especial, debéis estar muy atentos a lo que vamos a contaros.

Para estar tranquilos al cien por cien con nuestro reloj en vacaciones debemos solicitar las pruebas de hermetismo, ellas garantizarán vuestra tranquilidad en vacaciones, porque como sabéis, no todos los relojes son herméticos, así que lo más prudente es no mojarlos.

Pero si sois de los que se bañan con el reloj o hacéis deportes acuáticos deberíais tener en consideración que los relojes han de estar construidos con una resistencia de, al menos, 10 atmósferas (1 ATM= 1 BAR de presión) para mojarlos sin consecuencias.

Los grabados que suelen presentar los relojes en su parte posterior o en la tapa de fondo nos permitirán descubrir si reúne las condiciones necesarias. Pero para interpretarlo, posiblemente te sea muy útil conocer el significado real del lenguaje del hermetismo que nuestros maestros relojeros en Alfonso Joyeros os presentan a continuación:

Waterproof significa que el reloj soporta las salpicaduras y humedad ambiente.

Water resistant 3 ATM o 30 metros, apto para salpicaduras. Y no, no significa que pueda ser usado para buceo a 30 metros de profundidad, para eso haría falta un reloj profesional de buceo.

Water resistant 5 ATM o 50 metros, son aptos para nadar en superficie y sin cambios de temperatura bruscos, es decir, ducha y piscina climatizada.

Water resistant 10 ATM o 100 metros, sí nos ofrece buenos niveles de hermetismo. Se pueden usar en la playa y aguantar cambios de temperatura no extremos. No es apto para buceo.

Water resistant 20 ATM o 200 metros, buenos niveles de estanqueidad, podremos hacer buceo superficial, snorquel y soporta con olgura cambios de temperatura.

Pero debéis saber que si el reloj tiene el cristal roto, tened por seguro que ya no es hermético, los pulsadores y corona deben estar en su posición normal y si son de rosca, roscados. Además, las juntas se suelen deteriorar con los años, se resecan y no cumplen su función. Estas juntas acompañan al cristal, pulsadores, corona y tapa de fondo.

Un reloj hermético necesita muchos cuidados para seguir siéndolo con el tiempo, y eso es algo que en Alfonso Joyeros resaltamos siempre a nuestros clientes.

Si este verano, el agua se cuela en tu reloj, acude lo más rápido que puedas a tu establecimiento de confianza y evitarás daños irreversibles en el movimiento, especialmente si es agua salada, ya que es corrosiva con los metales y los oxida rápidamente al evaporarse.

En el próximo post, más sobre como proteger tus joyas en verano.