Roamer Q-O, un reloj exclusivo

Nuestro post de hoy quiere presentaros un modelo único, el primer y último reloj suizo con una máquina compuesta por un motor de los denominados “paso a paso” y “oscilante”.

Se trata del primer reloj suizo de agujas, con movimiento a pilas y regulador de barra de cuarzo, y su singularidad reside en que, tras el Roamer Q-O, todos los relojes contarán con motor de rotación.

Esta pieza histórica cuenta con un buen funcionamiento, aunque el consumo de batería que realiza es elevado y, a través del tiempo hemos podido observar que ha sufrido las consecuencias de ser el primero de su clase.

Pero sin duda, destaca por ser el impulsor de un cambio en la mentalidad de los fabricantes de relojes, quienes ya construían relojes con fuente de energía proporcionada por una batería con funcionamientos eléctricos o electrónicos con resonador de volante-espiral o electrónicos de resonador de diapasóroamerrn. Con tanta jerga relojera, en Alfonso Joyeros delatamos nuestra pasión por este mundo.

La efímera cantidad de relojes Roamer Q-O  que se fabricaron fue consecuencia de la rápida aparición de circuitos integrados más pequeños y de menos consumo, además de por el desarrollo de motores más simples y eficientes.

Hoy en día, una máquina como esta está expuesta en el Museo de Relojería de la Chaux de Fonds de Suiza, posiblemente el más importante del mundo y desde aquí os animamos a que, si tenéis la oportunidad, lo visitéis y disfrutéis de los 4.500 relojes de fama mundial expuestos.