El arte milenario del esmalte

¿Conocéis la pintura bajo fundente? Hoy queremos hablaros de ésta técnica milenaria que aporta a los relojes que la poseen un plus de exclusividad y calidad.

Se trata del arte del esmalte, una técnica con enorme valor artístico por su inalterabilidad y codiciada por su valor e importancia a lo largo de la historia, desde la Grecia Antigua y hasta la actualidad.

El francés Jean Toutin sería el encargado de perfeccionar la técnica con la creación de esmaltes fluidos que, a través de la cocción, vitrificaban el dibujo.

Pero…¿Queréis conocer más en profundidad cómo hace nuestros maestros joyeros para aplicar el esmalte en piezas relojeras de gran valor?

En un primer momento, es fundamental cubrir la superficie de la placa metálica con una capa de contraesmalte para evitar la distorsión del metal durante el proceso. Un fondo de esmalte blanco hará de asiento para los diseños que creará el artista durante la aplicación del esmalte de color. La última capa está destinada a un esmalte transparente que actúa como protector, además de realzar y dar profundidad a la obra.

La prueba de fuego reside en el horneado, a una temperatura que oscila entre los 750 y los 850 grados, durante el que los colores se intensificarán para dar forma a verdaderas obras de arte que pueden implicar hasta 30 cocciones y más de 120 horas de cuidadoso trabajo.

Os mostramos algunos ejemplos:

Relojes con esmaltado.

Relojes con esmaltado.

¿Qué os parecen?

Esperamos vuestros comentarios o alguna fotografía extra de los miles de relojes elaborados con esta técnica ancestral.

Hasta el próximo post.